fbpx

¿Cómo afectaría una guerra a la bolsa? 💣

Cuando los tambores de guerra empiezan a sonar, el pánico suele invadir las primeras planas de los titulares pero ¿es para tanto? ¿Cómo afectaría una guerra a la bolsa?

 

Por Héctor Pérez

Si hay algo que los seres humanos hemos hecho constantemente década tras década es matarnos los unos a los otros en guerras por cuestiones ideológicas, religiosas, políticas y un sin fin de otras razones.

Ahora bien, con todo lo que está pasando actualmente en el mundo echaremos un vistazo a la historia reciente para responder la pregunta que nos hemos hecho esta tarde ¿Cómo afectaría una guerra a la bolsa?

Para este artículo voy a enfocarme solamente de la segunda guerra mundial hasta el sol de hoy, ya que son estos los ejemplos más comparables al mercado actual, aunque claro está, la economía que tenemos hoy en día no se parece en nada a la del siglo pasado.

¿Cómo afectaría una guerra a la bolsa? Es la pregunta que todos nos hacemos con los movimientos de Putín

Primero lo primero, ¿de cuál guerra estamos hablando? 🤔

No todas las guerras son creadas iguales y no en todas las guerras están en juego los mismos recursos y mercados.

Debido a que lo que a nosotros nos interesa en este momento es el efecto de una eventual guerra en los mercados occidentales (Yankeelandia, Europa) tendría muy poco sentido analizar de lleno los efectos de conflictos locales en donde ninguna de estas potencias tienen un protagonismo directo.

Con esto en mente, también hay que tener en cuenta que no todas las guerras se luchan igual. Y esto no tiene nada que ver con el cliché de que la próxima guerra será cibernética, etc.

Hablamos de que un conflicto bélico, en el que la OTAN envía cuatro bombarderos para acabar con un régimen enemigo como en Siria o en Libia, no tiene el mismo impacto que cuando, por ejemplo, Tío Sam decide poner “botas sobre el terreno” e implicarse política y económicamente en otro territorio como fue el caso en su momento de Irak y Afganistán.

Así que desde un punto de vista económico tenemos que analizar bien qué cartas están sobre la mesa en el posible conflicto para así poder tomar mejores decisiones.

Si te está molando este artículo, más te molará nuestro newsletter diario.

Suscríbete y recibe todos los días tu dosis de Wall Street que te lees en 5 minutos.

La Segunda Guerra Mundial y la bolsa 💣

Para los que no estéis muy puestos en historia, la Segunda Guerra Mundial empezó con la anexión de Polonia por parte de la Alemania Nazi el 1 de septiembre de 1939 y terminó, paradójicamente, el 2 de septiembre de 1945.

Vamos a ponernos en perspectiva. Económicamente hablando, Estados Unidos en 1939 había superado la Gran Depresión que golpeó duramente su economía y para el momento que estalló la guerra, el Dow Jones Industrial Average, el único índice relevante actual que existía por aquella época, estaba 59 por ciento por debajo del máximo antes de la crisis. En otras palabras, la cosa aún estaba complicada.

La primera caída del Dow Jones, ocasionada por el conflicto que se estaba cocinando en Europa, no fue al inicio de la guerra en septiembre de 1939, sino en marzo del 38 cuando Hitler invadió Austria. Ese mes, el índice cayó 23 por ciento, muy cerca de los mínimos de la crisis. Hay que resaltar que ya el mercado se venía enfriando para aquel entonces.

El Dow en los 6 años que duró la guerra se mantuvo siempre por debajo de los 197 puntos, que había sido el máximo nivel que alcanzó antes de la fuerte caída de marzo del 38.

Para abril de 1942 se tocó el fondo del mercado. Esto coincide con un cambio en la tendencia de la guerra en la que los Aliados empezaron a ganar batallas y, los mercados, empezaron a retomar la confianza en una victoria por parte de las tropas americanas. Ahora bien, para este punto la guerra había acabado con millones de vidas y con 52% de la capitalización del Dow Jones.

A partir de abril del 42, el mercado empezó un bull run salvaje que se extendió por 1524 días y supuso una revalorización de 143 por ciento. Sin embargo, a este nivel, el de 218 puntos alcanzado en junio de 1946, aún estaba 44 por ciento por debajo del máximo de antes del inicio de la Gran Depresión, un nivel que tardaría casi 10 años más en recuperar.

El impacto de la Guerra de Corea en el mercado 🧨

La Guerra de Corea, que ocurrió desde el 25 de junio de 1950 hasta el 27 de julio de 1953, es un conflicto que si bien es cierto podría ser catalogado como una guerra civil al principio, luego terminó siendo el tablero de juego de potencias extranjeras que apoyaron al norte o al sur por razones meramente ideológicas.

Mirando la gráfica del Dow Jones, podemos sacar como conclusión que si bien es cierto la guerra causó cierta volatilidad en el precio del índice, no tuvo un impacto meramente negativo ya que el Dow tuvo un crecimiento de 34 por ciento durante los tres años que duró el conflicto.

 

Al inicio de la guerra, vemos una caída de 6.4 por ciento. A partir de ese momento, al DJI tardó 6 meses en recuperarse para romper el nivel máximo anterior de 233 puntos en diciembre de 1950.

El gobierno americano gastó dinero a diestra y siniestra para mantener la economía a flote. Por otro lado, los consumidores duplicaron su gasto en compras nerviosas de ciertos bienes para prevenir una posible escasez. Y ya sabemos que cuando esto sucede, la inflación hace de las suyas.

En febrero de 1951, la inflación americana estaba en 20 por ciento y la Reserva Federal decidió aplicar medidas antiinflacionarias como la subida de los intereses. 

Las implicaciones de la Guerra de Vietnam para el mercado 🇻🇳

No había pasado ni un lustro desde la Guerra de Corea cuando ya los tambores bélicos volvían a retumbar en Asia, esta vez en Vietnam, donde un conflicto civil entre comunistas y capitalistas estalló el 1 de noviembre de 1955 y duró hasta el 30 de abril de 1975. Sin embargo, hay que tener en cuenta que Estados Unidos se involucró formalmente a partir de 1964 hasta el final de la guerra.

Desde que estalló la guerra hasta el último día de la misma, el Dow Jones creció un 70 por ciento.

Pero ojito al dato, porque desde que Estados Unidos se involucra hasta 1982 el índice se movió prácticamente de forma lateral perdiendo en 16 años un 2 por ciento de su capitalización, es decir, prácticamente la economía se estancó durante y después del conflicto.

En parte la guerra y sus consecuencias que dispararon la inflación y en parte políticas internas fueron las causantes de este estancamiento. Sin embargo, el SP500 tuvo un crecimiento de 42 por ciento, lo que equivale a un 2 por ciento anual, muy por debajo de su media.

¿Cómo afectaría una guerra a la bolsa? Es la pregunta que todos nos hacemos con los movimientos de Putín

La Guerra del Golfo y Wall Street 🛢️

Esta guerra que se inició para contrarrestar la invasión del Irak de Saddam Hussein a Kuwait duró menos de un año, de agosto de 1990 a febrero de 1991, pero tuvo consecuencias bastante fuertes para la economía americana y la de los países occidentales en general.

Un conflicto entre dos países exportadores de petróleo que fue un evento disruptivo para todo el mercado de los hidrocarburos hizo que el precio del oro negro y sus derivados se fuese a la luna, lo que llevó a la economía americana a entrar en recesión.

La bolsa se vió más o menos afectada, con subidas muy tímidas en ambos índices entre 1990 y 1995, el SP500 tuvo un 29 por ciento de revalorización mientras que el Dow Jones hizo lo propio en un 34 por ciento.

La guerra más reciente 🛫

Después del atentado terrorista en contra de las Torres Gemelas y el Pentágono en 2001, Estados Unidos y la OTAN se metieron en una guerra que duró hasta verano de 2021, unos 20 años en total.

Si bien es cierto, esta guerra después de su inicio fue solamente una “invasión rutinaria”, es decir, sabíamos que estábamos en guerra y que los gobiernos gastaron miles de millones en el conflicto pero la repercusión en la vida cotidiana de occidente fue mínima.

Desde octubre de 2001 que empezó la ofensiva hasta octubre de 2002, el SP500 y el Dow Jones cayeron 28 y 20 por ciento respectivamente. Ambos se recuperaron en los meses siguientes, con un rally que duró hasta 2007 cuando explotó la Crisis Financiera.

En este caso, los índices tardaron 2 años en volver a estar al mismo nivel que estaban cuando cayeron las Torres Gemelas en Septiembre de 2001.

¿Cómo afectaría una guerra a la bolsa? Es la pregunta que todos nos hacemos con los movimientos de Putín

Conclusión

Como hemos podido ver a lo largo de la historia reciente, las guerras han hecho reaccionar a los mercados americanos de formas diferentes.

Si bien es cierto, en todas las ocasiones hay un descalabro inicial por el shock y el ruido en la opinión pública, al final del día se recuperan.

Eso sí, el tiempo de recuperación depende mucho de la salud de la economía en general y las implicaciones que tengan los países involucrados.

No es lo mismo ir a la guerra con un país del cual no importas ningún bien de primera necesidad a entrar una guerra con un productor de petróleo que hace que los precios se disparen y tu economía entre en recesión o que, dicha guerra, coincida con un período de gasto masivo interno y su correspondiente inflación.