fbpx

La guía para invertir en dividendos.

Te enseñamos todo lo que tienes que tener en cuenta a la hora de invertir en dividendos.


Por Javier Narvaez

En este artículo, te voy a dar las cosas a tener en cuenta para crear una cartera robusta si quieres invertir en dividendos. 

Como sabes, cada inversor es único por lo que la guía que encontrarás a continuación es sólo una referencia, totalmente adaptable. 

Así que, sin más preámbulo, aquí tienes la guía para invertir en dividendos a la zumitow.

La guía para invertir en dividendos.

¿Qué son los dividendos?

Si le preguntas sobre las grandes empresas a la gente de tu barrio, verás que muestran dos posturas opuestas:

Por un lado, están los que piensan que las compañías cotizadas son poco menos que el demonio. Y por otro, los que las aprecian y han descubierto que vivimos bien gracias a sus productos y servicios.

El caso es que mucha peña no sabe que se puede formar parte de estas compañías si te haces accionista. Y sobre todo desconocen que lo pueden hacer por menos de lo que cuesta un café con churros. ¿Y qué implica ser accionista?

Cuando posees una acción de X empresa, eres propietario de un mínimo porcentaje de ella. ¿Y lo mejor?

Que en muchos casos, ya que no todas las acciones dan dividendos, tienes derecho a recibir una parte de sus ganancias anuales, que repartirá en forma de dividendo y que te ingresará en tu cuenta del banco.

La inversion en dividendos consiste en invertir en empresas que devuelven a los accionistas parte de sus beneficios.

Tip zumitero: Cobrar dividendos mientras estás tomando el sol es la mejor forma de curar la depresión.

Dicho lo cual, vamos a ver en qué cositas tenemos que fijarnos para saber si estamos ante una oportunidad de inversión en dividendos.

Si te está molando este artículo, más te molará nuestro newsletter diario.

Suscríbete y recibe todos los días tu dosis de Wall Street que te lees en 5 minutos.

Comparte este artículo con tu amigo que odia a Amancio Ortega.
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Barreras de entrada (MOAT)

Los inversores por dividendos son peña que planea mantener la inversión durante décadas con el objetivo de ir cobrando rentas cada vez mayores con el paso de los años.

Entonces, lo primero que se plantean es si la empresa en cuestión seguirá existiendo en el futuro, o se la habrán comido con papas.

La barrera de entrada de una empresa es un factor fundamental a la hora de invertir en dividendos.

Ejemplo: No es igual de fácil crear un negocio de limpiar escaleras que una fábrica de vehículos eléctricos. Sus barreras de entrada a competidores son bien diferentes.

Checklist: Fíjate en el capital económico necesario, el know-how, las patentes, las marcas registradas e incluso en la regulación del sector.

Beneficio neto y Flujo de caja libre.

Antes de ni siquiera barajar entrar en una empresa por dividendos, debemos bichear la evolución de su beneficio neto y de su flujo de caja libre.

Si el histórico es chungo, es poco probable que pueda mantener el nivel de pago de dividendos y tenga que recortarlos o modificar el payout, como luego veremos. Si por el contrario mantiene una trayectoria estable y ascendente, es un GO!

Tip zumitero: Dedica unos minutos cada trimestre a leer las presentaciones de resultados de tus empresas favoritas. Ahí encontrarás la primera señal para entrar en el valor o salir por patas de él.

Checklist: Que sean estables y crecientes a lo largo del tiempo.

El dividendo por acción (DPA)

Este dato indica la cantidad de dinero que una empresa paga por cada acción emitida. Se calcula dividiendo el dividendo (no veas el trabalenguas) entre el número de acciones que tiene en circulación.

El DPA es lo que nos dice cuánto dinero, en dividendos, recibiremos por cada una de nuestras acciones.

Ejemplo: Si una empresa paga un dividendo total de 100.000€ y tiene 1.000.000 de acciones en circulación, el dividendo por acción sería de 0,10€ por acción (100.000€ / 1.000.000 acciones = 0,10€ por acción).

Estar al loro de cuál es el dividendo por acción te dará una idea de lo que puedes esperar recibir por cada título que poseas. Y ojo, esa cantidad no es fija, sino que varía de un año a otro dependiendo de los resultados de la compañía. Ergo, puede aumentarla, reducirla o suspenderla por un tiempo.

Checklist: Estable y creciente a lo largo del tiempo.

La rentabilidad por dividendo (RPD)

Si hay una métrica que todo friqui de la inversión en dividendos mira nada más conocer una nueva acción, es la rentabilidad. Este término lo debes comprender a la perfección.

La rentabilidad por dividendo es simplemente la relación entre el dividendo que reparte una empresa y su precio de mercado. Se calcula dividiendo el dividendo anual por acción entre el precio actual de la acción.

Ejemplo: Si una empresa paga un dividendo anual de 1€ por acción y su precio actual es de 10€, entonces el Dividend Yield sería del 10%.

Y ahora la gran pregunta, ¿cuál es la rentabilidad por dividendo ideal?

Aunque podrías pensar que cuanto más alta mejor, nada más lejos de la realidad. De hecho, algunas empresas pueden tener una RPD muy alta, pero pueden ser una inversión pésima. La razón es que esas alta rentabilidad podría ser una señal de que los inversores no tienen mucha confianza en su futuro e incluso esperan que reduzcan el dividendo a corto plazo, aunque todavía ese anuncio no sea oficial. Y como consecuencia, la cotización se ha desplomado.

Por el contrario, una empresa con una RPD baja no significa que sea mala o que esté muy cara. Es más, podría ser una señal de que está reinvirtiendo gran parte de sus ganancias en su negocio con la idea de seguir creciendo a largo plazo.

Con esto en mente, debes buscar una rentabilidad por dividendo razonable y estable, en función de la compañía y el sector en el que opera.

Tip zumitero: Invertir en empresas solo porque ofrecen una alta RPD te dará sorpresas y quebraderos de cabeza a medio plazo. E-hem, dicen por ahí.

Checklist: Busca una RPD minima del 3%.

El Pay-Out

Este ratio refleja el porcentaje de las ganancias de una empresa que se reparte a los accionistas como dividendo.

Ejemplo: Si una compañía tiene un beneficio neto de 100.000€ y paga dividendos por valor de 50.000€, su payout sería del 50%.

El payout nos ayuda a definir si la empresa es capaz de pagar y mantener el dividendo en caso de escenarios adversos
Evolución del Payout de Walmart

 

La cosa es, ¿de qué depende el porcentaje de payout?
Pues depende de los planes de reinversión de la empresa y de su política de remuneración al accionista. Si una empresa tiene un payout alto,significa que está comprometida a pagar buenos dividendos a sus accionistas, como por ejemplo los REITs. ¿Lo malo?

Que eso significa que tendrá menos pasta para reinvertir en su negocio y eso conlleva menor crecimiento en el futuro.

Tip zumitero: Si encuentras una empresa con buena RPD y un payout bajo, significa que el dividendo es más seguro ya que ante una bajada de los ingresos tendría margen para aumentar el payout y seguir pagando dividendo.

Checklist: Cuanto más bajo, más seguro será el dividendo.

Las recompras de acciones

Dentro de la retribución al accionista se contemplan los programas de recompras. Consiste en utilizar dinero de las ganancias para comprar acciones de la propia empresa en el mercado, y después amortizarlas para hacerlas desaparecer. ¿Esto para qué sirve?

En primer lugar, aumenta el dividendo por acción al quedar menos acciones entre las que repartirlo tras la operación. Aparte, también ponen presión alcista a la cotización.

Para la inversión en dividendos, las recompras de acciones son un factor a tener en cuenta ya que nos ayudan a aumentar nuestro DPA.
Warren Buffett es uno de los grandes promoteres de la recompra de acciones

 

Tip zumitero: Las recompras de acciones son muy populares en yankeelandia, aunque cada vez más empresas españolas se están subiendo al carro.

Checklist: Que el número de acciones en circulación decrezca a lo largo del tiempo.

La deuda

Evitar invertir en empresas con una deuda del carajo es un no-brainer, aunque muchos inversores se dejan seducir tanto por la rentabilidad por dividendo que no la tienen en cuenta.

Es simple, si una empresa está endeudada hasta las trancas, con una deuda total que multiplica varias veces su EBITDA, mal rollo.

Para eso se mira el ratio deuda neta / EBITDA (beneficio antes de impuestos, intereses, amortizaciones y depreciaciones), procurando que sea lo más bajo posible.

Y aunque es cierto que en algunos sectores regulados tener una deuda alta es lo normal, no es la mejor señal para esperar buenos dividendos futuros.

Tip zumitero: Cuando veas que una empresa tiene que tirar de deuda para pagar dividendos, huye.

Checklist: Que el ratio Deuda Neta /EBITDA sea menor a 4 veces.

Para ir terminando

Esperamos que este artículo te haya servido de introducción al mundo de la inversión en dividendos. Recuerda siempre hacer tu propia investigación antes de poner tus ahorros en el mercado.

Sayonara, baby.

P.D. Nos seguimos leyendo cada mañana a las 9:00 en la newsletter de inversión más gamberra de España, Zumitow 😛

Ahorra tiempo, no leas el artículo.

Una guía para la inversión en dividendos.

Participa en el sorteo👇👇👇👇