fbpx

¿Qué debo saber antes de invertir en la bolsa de valores?

En los próximos segundos te contaremos desde nuestra experiencia cuáles son las cosas a tener en cuenta antes de invertir en la bolsa de valores.

Por Javier Narvaez

 A todos nos gusta ganar dinero y el que diga que no, miente. Esa es la razón por la que llegamos al mundo de la inversión en bolsa. Sin embargo, se trata de un territorio peligroso donde es vital conocer sus recovecos antes de mover un dedo.

 ¿Cuál es el problema?

Que la avaricia nos ciega y nos hace creernos las promesas de riqueza rápida y sin esfuerzo que salen en las películas. Las normalizamos de tanto verlas, intentamos seguirlas y, antes de darnos cuenta, acabamos desplumados.

Por eso en este artículo te vamos a dar cinco claves para que sepas lo que te espera en esta aventura. Y ojo, porque si las aceptas y las interiorizas tu bolsillo no volverá a ser el mismo.

Tu patrimonio pasará a ser variable

Hay un antes y un después en el camino del inversor principiante y es el momento en el que te das cuenta de que no puedes saber cuánto dinero tienes.

Desde pequeños nos acostumbramos a tener una hucha de cerdito donde vamos echando las monedas que nos da la abuela. Y claro, ahí no dejamos que meta la mano ni Perry. Gracias a ese sistema podemos saber que tenemos por ejemplo veinticuatros euros EXACTOS, sin ninguna duda. Sin embargo, cuando poseemos acciones que cotizan en el mercado, cada segundo su valor cambia y por tanto dependiendo de la hora del día tendremos una cantidad de dinero (si vendiéramos esas acciones) diferente.

 Así escrito no parece gran cosa, pero cuando en tu primer crash “palmes” el equivalente a X meses de sueldo, aunque sea de manera latente, se te va a poner la cara del que mató a Paquirri. ¿Qué hay que hacer en esos casos?

Aguantar como un campeón. Vete preparando, e-ehem. 

Una de las cosas a tener en cuenta antes de invertir en la bolsa de valores es que tu patrimonio será variable
Como verás hasta el patrimonio de Warren Buffett es variable.

Necesitarás un criterio propio

Eso de meterle una morterada de pasta a la empresa hindú que te recomendó el taxista esperando hacer un x10 es mala idea. El ejemplo es igual de válido para la shitcoin que le mola a tu cuñao y que no la conocen ni en su casa. De hecho, mira este caso de estafa en la bolsa de valores y fliparás.

Pero no me malinterpretes, con esto no quiere decir que sea un error entrar en activos de riesgo. Más bien me refiero a que dediques el tiempo suficiente a comprender cómo funciona y por qué te hará ganar dinero lo que estás comprando. Porque, ¿sabes qué será lo peor?

Que cuando venga una época de bajadas, que vendrá, el miedo que sientas unido a que no sabes por qué carajo entraste en esa inversión te hará venderla en el peor momento. Y encima le echarás la culpa al que te la recomendó.

El problema viene de que muchos “inversores” dedican más tiempo a elegir su nuevo móvil que a analizar la operación que tienen delante.

El criterio propio se consigue a base de leer y reflexionar. Aquí tienes 12 libros de inversión para aprender a invertir en la bolsa de valores.

Si te está molando este artículo, más te molará nuestro newsletter diario.

Suscríbete y recibe todos los días tu dosis de Wall Street que te lees en 5 minutos.

Te sentirás inseguro al invertir en la bolsa

Por suerte o por desgracia, cada dos por tres nos encontramos con noticias como que un niño de doce años ha revendido tal colección de NFTs por cien millones. O un estudiante que se jugó la beca en CFDs apalancados sobre el trigo y se hizo millonario en 24h…

Buscar dar el pelotazo al empezar a invertir en la bolsa de valores es peligroso.

Sin embargo, esos casos son la excepción absoluta. Son tan raros que no merece la pena ni considerarlos. Y mucho menos esperar que eso nos pase a nosotros. La razón es que precisamente por ser tan curiosos los sacan en las noticias cada vez que ocurren y acabamos percibiéndolos como si fueran algo normal. En psicología esto se conoce como sesgo de representatividad.

El tema es que invertir no consiste en buscar el pelotazo del siglo, sino en construir una cartera que nos dé estabilidad y crezca con el desarrollo de la economía mundial. Eso sí, asumiendo que a veces tendremos buen ojo a la hora de abrir posiciones y otras entraremos en el peor momento.

Es más, cuando te hayas comido unas cuantas épocas de caídas, te darás cuenta de que las mejores ocasiones para entrar fueron esas, justo cuando estabas temblando como un flan. De hecho, ten claro que las compras que más rentabilidad aportarán a tu cartera las harás con ese miedo.

 ¿Y las peores?

Exacto, con avaricia.

21 herramientas para inversores de todo tipo.
Haz click en la imagen.

Los análisis no son infalibles

A los inversores nos flipa leer los estados financieros de las empresas, asistir a la presentación de resultados trimestrales y bichear sus planes estratégicos. También nos encanta estudiar los gráficos de cotizaciones, el histórico de precios y cómo reacciona el mercado ante las noticias que van saliendo.

 ¿Lo chungo?

Que todavía nadie ha inventado la bola de cristal y hay eventos (¿Hola?, ¿el Covid?) que ningún economista puede predecir. Por eso deberás protegerte con la DIVERSIFICACIÓN entre tipos de activos, sectores y empresas.

Recuerda que lo arriesgado NO es la inversión, sino el inversor que no gestiona su porcentaje de exposición al riesgo. Por eso es fundamental tener una estrategia de inversión y espaciar las compras en el tiempo.

Por ejemplo, ahorrar un diez por ciento del salario mensual y dedicarlo a comprar fondos indexados, acciones individuales, ETFs, bonos corporativos o de renta fija… activos que nos devuelvan una rentabilidad anual que al menos nos protejan de la inflación.

Comprenderás cómo funciona el mundo

Uno de los efectos secundarios de invertir en bolsa durante varios años es la comprensión de cómo funciona la sociedad. No solo porque estarás pendiente del funcionamiento de las empresas que proveen de bienes y servicios a la población, sino que también te darás cuenta de que la pobreza solo se elimina creando riqueza. Y por cierto, pasarás a ver a los emprendedores de tu ciudad como héroes.

Gracias a ver tu cartera cotizando cada día, experimentarás en tus carnes la economía de mercado. Por tanto, empezarás a entender las motivaciones detrás de las decisiones que se toman y a quien benefician. Y también descubrirás a qué incentivos responden los seres humanos.

Es como si te sacaras la capacidad de ver el mundo a través de las líneas verdes de Matrix, descifrando el código fuente de nuestra sociedad capitalista y usándolo a tu favor.

Y lo que es más, te darás cuenta de que cuanta mayor educación financiera tenga la población, mejor nos irá a todos.

Invertir en la bolsa de valores te ayuda a comprender el mundo que te rodea.

Vivirás tranquilo

No es ningún secreto que el sistema público de pensiones hace aguas. Y que para cuando los jóvenes de hoy lleguen a la edad de jubilación, no les van a quedar más que migajas (si es que el sistema no quiebra antes).

Por tanto, ir creando una cartera de activos desde que eres joven te dará confianza. Y no solo por el tema de la jubilación, también para cambiar de curro, pedirte una excedencia o sacar tiempo para trabajar en un proyecto alternativo que te guste. Incluso, si tomas buenas decisiones de inversión y eres paciente podrás conseguir una rentabilidad del carajo a largo plazo.

Sayonara, inflación.

Eso sí, ten claro que tendrás haters en tu entorno que no comprenderán lo que haces, te llamarán loco, descerebrado, etc. Incluso tú mismo dudarás de tu estrategia en los tiempos difíciles. Pero no te preocupes, cuando llegue la época de bonanza y celebración, esos mismos se te acercarán para que los ilustres.

Así que ahora que sabes lo que te espera, es tu turno de actuar. Mientras tanto, nos seguimos viendo cada mañana en Zumitow.

P.D. Pásale este artículo a ese colega tuyo que todavía no invierte.

Si te gusta lo que lees te flipará nuestro newsletter diario.

Zumitow es el newsletter diario de inversión fácil de entender y que lees en 5 minutos.